Friday, January 6, 2012

L'endemà de Reis


Les ninOnes meves a cals avis i besavis la nit de reis

Com que també m'agrada compartir, aquí us deixo dos poemes que m'ha enviat una bona amiga. M'han fet il·lusió: 

Com que sé que t'agrada la poesia i ets de la llagrimeta fàcil, aprofito l'ocasió per compartir dos poemes, propis de la diada d'avui. El primer, em sembla, amb rerefons selvatà; el segon d'un gran poeta universal...


L’ENDEMÀ  DE  REIS

Són una nosa trista
els ornaments.
La campana de vidre
de la bombeta freda
guarda una cuca de llum morta
- íntim sepulcre
de la llum que t’ha quedat a les mans.
La butxaca plena de caramels
amb l’anagrama de La Caixa.
Els ulls dels nens
avui s’han fet més vells.
Cartró i avets a les escombraries;
tota fusta de Nadal, feta llenya.
S’ha fos la nostra estrella.
                                               JORDI LLAVINA (Diari d’un setembrista)
                       

Las abarcas desiertas
(Miguel Hernández)

Por el cinco de enero,
cada enero ponía
mi calzado cabrero
a la ventana fría.

Y encontraba los días
que derriban las puertas,
mis abarcas vacías,
mis abarcas desiertas.

Nunca tuve zapatos,
ni trajes, ni palabras:
siempre tuve regatos,
siempre penas y cabras.

Me vistió la pobreza,
me lamió el cuerpo el río
y del pie a la cabeza
pasto fui del rocío.

Por el cinco de enero,
para el seis, yo quería
que fuera el mundo entero
una juguetería.

Y al andar la alborada
removiendo las huertas,
mis abarcas sin nada,
mis abarcas desiertas.

Ningún rey coronado
tuvo pie, tuvo gana
para ver el calzado
de mi pobre ventana.

Toda gente de trono,
toda gente de botas
se rió con encono
de mis abarcas rotas.

Rabié de llanto, hasta
cubrir de sal mi piel,
por un mundo de pasta
y unos hombres de miel.

Por el cinco de enero
de la majada mía
mi calzado cabrero
a la escarcha salía.

Y hacia el seis, mis miradas
hallaban en sus puertas
mis abarcas heladas,
mis abarcas desiertas.

Follow by Email